La belleza de lo vulgar.


¿Qué fotografiamos cuando nadie nos dice lo que tenemos que hacer? ¿Cuál es la visión personal de un profesional fuera de un estudio, de un evento o de una boda? ¿Se puede encontrar la belleza en un entorno cotidiano y -aparentemente- vulgar?

Me gusta buscar respuestas a estas preguntas de vez en cuando, saliendo con mi cámara a pasear, sin una idea concreta en mi mente. El sábado pasado lo hice por el puerto de Tarragona. Aquí está lo que vi.