Los 5 errores a la hora de contratar fotógrafo para tu boda (intro)

Actualizado: 7 de abr de 2020


Si estás preparando tu boda, estás en una época en la que deberás tomar grandes decisiones. Probablemente las decisiones más grandes de tu vida. No sólo por lo que suponen económicamente, sino por el valor emocional que tendrán para ti, tu pareja y la gente de tu entorno las cosas que sucederán el día de tu boda. Todo es muy nuevo al principio, muy emocionante, pero surgen miles de dudas y, con frecuencia, no sabes a quién preguntar, verdad?

Tranquilidad.

Ante todo: mucha calma.

Es normal no saber por dónde empezar si es la primera vez que te casas. En realidad es lo que ocurre siempre cuando hacemos algo por primera vez en nuestra vida. Lo que pasa es que en la mayoría de las actividades nuevas en las que nos metemos existen cursillos, workshops, tutoriales y demás métodos de aprendizaje que nos ayudan a empezar sin darnos demasiados tortazos. Tener un guía, un consejero, alguien que te ayuda es lo que querríamos tener siempre que nos sentimos novatos en algo, especialmente si el acontecimiento es de tanta importancia como una boda, probablemente (ojalá) la única boda de toda tu vida.

Pero si bien no existen este tipo de cursos sobre Cómo preparar mi boda (al menos para quien no pretende ser un profesional del tema), sí es cierto que existen guías y expertos. Por eso, el primer consejo que doy siempre a mis parejas es que consideren contratar los servicios de una wedding-planner. Si es una verdadera profesional, ella será la persona más indicada para orientarte en multitud de detalles y, sobre todo, a la hora de contratar los diferentes servicios que necesitas para que tu boda salga perfecta.

Una wedding-planner

puede ser tu mejor aliada.

No obstante, si has decidido hacerlo tú sola*, te vendrán bien consejos como los que podrás ir encontrando en este blog. Los próximos 5 posts estarán dedicados al tema de la elección del fotógrafo (que es un tema que me toca de cerca jeje) y están pensados para evitar los errores más frecue