Tercer error: Dejarse llevar por las modas


El tercer error del que hablaremos a la hora de elegir fotógrafo para tu boda es dejarse llevar por las modas. Tanto si tú eres una fanática de la moda como si no, probablemente ya sabrás que las modas (si lo son) tienen siempre una característica muy concreta: se pasan. Si no se pasan, no son modas. Y esto, cuando hablamos de un acontecimiento llamado a ser recordado (y visualizado) durante muchos años, es importante tenerlo en cuenta.

Como casi todo, el mundo bodil está sometido también a los vaivenes de las modas. Las tendencias tanto en vestidos, como en peinados, como en decoración van cambiando y no sería raro que tú misma estuvieras perfectamente al día de lo que viene para esta temporada gracias a los blogs especializados, las revistas, Instagram, Pinterest, etc…

La fotografía de bodas tampoco se escapa de esto. Y no es algo que yo vaya a criticar, por supuesto, porque cada pareja es muy libre de hacer la boda que quiera, la que ha imaginado o la que más le apetezca hacer. Todo esto es perfecto... si eso es lo que realmente os gusta a vosotros. Si lo hacéis porque lo decidís vosotros, no porque ahora se lleva. Porque lo que hoy se lleva, dentro de unos años puede resultar un horror para vuestros propios ojos. Como digo más arriba, no olvides nunca que estás organizando un evento que se verá de nuevo muchas veces y a lo largo de muchos años.

Lo que hoy se lleva, dentro de unos años

puede ser un horror.

Esto, que se podría aplicar a casi todos los aspectos que componen una boda, es especialmente importante en relación a las fotos ya que estas serán de las pocas cosas que te quedarán de ese día durante muchos años.

Mi consejo es que estudies con detenimiento los diferentes estilos de fotografía de bodas que hay hasta dar con el que os encaja a vosotros. No te preocupes si piensas que no eres una entendida en fotografía. Lo que tienes que hacer es ver el trabajo de muchos fotógrafos, comparar y descubrir eso que tienen en común las fotos. No mires cómo va vestida la novia (bueno, míralo un poquito, pero no te quedes sólo con eso). No mires sólo el lugar de la ceremonia, las flores, los invitados, el novio… tienes que ver otros detalles más sutiles comunes en todos los reportajes de ese fotógrafo.