Cuarto error: demorar la fecha de contratación.


Fotografía: Toni Bonnin

Uno de los errores que cometen muchas parejas cuando preparan su boda y que, por fortuna, más fácil solución tienen, es el de dejar para el último momento la contratación del fotógrafo. Si bien hay novios que empiezan a preparar su boda año y medio (o más) antes de la fecha de la boda, hay otros que parecen pensar que siempre hay tiempo mientras aún no hayan dicho “sí, quiero”.

¿Y qué es exactamente el último momento? te preguntarás quizá. Bueno, aunque la cuestión del tiempo es relativa según a qué tipo de proveedor nos estemos refiriendo, en general para todos los servicios relacionados con una boda será siempre mejor cerrar su contratación lo antes posible. De este modo tendremos más posibilidades de que la fecha esté disponible. Pero claro, no siempre es posible saber con mucha antelación a qué profesional quieres para tu boda. Tu tiempo es limitado y hay mil cosas a considerar cuando uno se casa. Muchas más de las que creías. Ya lo verás.

La franja ideal para contratar a un fotógrafo

está entre los 12 y los 8 meses de antelación.

En cuanto a la fotografía, si consultas con una profesional de la organización de bodas, probablemente te dirá que la franja ideal para contratar a un fotógrafo está entre los 12 y los 8 meses de antelación. Esto está bien, pero dependerá principalmente del tipo de fotógrafo que estés buscando. Piensa que normalmente los mejores profesionales son los que antes son contratados por las parejas. No es raro que los buenos tengan en enero las fechas prácticamente cerradas para todo el resto de la temporada.

Los sábados de primavera y verano, los que tienen más posibilidades de tener buen tiempo, no son tantos a lo largo del año. Además sucede un fenómeno curioso que yo he observado a lo largo de mi carrera: hay sábados que parece quererlos todo el mundo. Sea porque no se espera un calor excesivo, porque no están cerca de de las fechas de inicio o final de vacaciones, o por lo que sea, pero cada año hay algún sábado que parece que todos se han puesto de acuerdo para solicitarlo.

Piensa además que ningún fotógrafo (al menos ninguno serio) aceptará más de una boda al día. Excepto si se trata de un estudio con varios equipos en su