Si no eres igual a nadie, tu boda tampoco tiene porqué serlo.


Es curioso lo que sucede actualmente en el mundo de las bodas. A pesar de lo mucho que hemos cambiado la manera de casarnos desde hace unos años, seguimos cayendo en tópicos tan poco originales como los de antes.

Hace 10 o más años todo el mundo hacía lo mismo en su boda: una ceremonia religiosa, un convite (como se decía), unas fotos en las poses típicas, etc… Hoy en día eso quedó muy atrás, somos más modernos, personalizamos las bodas a nuestro gusto, no repetimos los clichés de todo el mundo… ¿o quizá no?

En mi opinión somos mucho menos originales de lo que creemos. Actualmente existen cuatro o cinco tipologías de boda y lo que hacen las parejas es sencillamente apuntarse a una de ellas. Por ejemplo están las bodas vintage. Y hay una legión de parejas que se apuntan a ellas. O están las bodas campestres. Y otro montón de parejas las hacen así. O las bodas al borde del mar. O las clásicas (que aún se siguen haciendo).