Segundo error: No conocer suficiente al fotógrafo.


Seguimos con los artículos dedicados a los errores más frecuentes a la hora de contratar fotógrafo para la boda: no conocer suficientemente al fotógrafo. Este es otro error muy común. Es fácil olvidar que no estamos contratando fotografías para una empresa o un catálogo de productos, por ejemplo. Que una boda es un evento muy íntimo y que vamos a meter en nuestra casa y en nuestra familia a alguien que va a estar muchas horas a nuestro alrededor. Las fotos son muy importantes, pero la persona lo es todavía más.

Risas con el fotógrafo

Elige a alguien con quien te encuentres a gusto, que te transmita buen rollo, que te caiga bien. Evita al que te parece pesado, al que habla demasiado, al que demuestra poca paciencia cuando le haces preguntas.

Recuerda:

el fotógrafo es el profesional que más horas

va a estar contigo el día de tu boda.

Te aseguro que el día de la boda es fácil ponerse nervioso. Hay demasiado en juego, quieres que todo el mundo disfrute, que todo salga bien, que no llueva, que tu novio te vea impresionante. Si a ese estado de ánimo le sumamos un fotógrafo que está todo el tiempo diciéndote lo que tienes que hacer, que te hace esperar, que no calla, que te agobia… puedes pasarlo muy mal.

¡Y estos fotógrafos existen! (lo sé porque me lo han contado algunas parejas muy descontentas con su elección).

Mi consejo es que nunca contrates un reportaje sin conocer al fotógrafo. Pero ¡ojo! al fotógrafo que irá a tu boda. Está muy extendido entre algunos profesionales que haya uno, que es más conocido y suele ser el que da nombre a la marca, pero luego es otro el que va a hacer los reportajes. Alguien a quien no habías visto hasta ese momento. Pregúntalo.

¿Y cómo hago para conocer bien al fotógrafo? dirás. Bueno, si vives en la misma ciudad, ve a verle a su estudio u oficina. Si vives lejos de él, es fácil hace